Publicidad

A la hija del político le salió más caro el caldo que las albóndigas

Corredor Cultural Roma Condesa con Bohemia 2013

Comida en Máximo Bistró. Corredor Cultural Roma Condesa con Bohemia 2013

- Univision.com

Uno de los restaurantes favoritos de Raúl de Molina es el Máximo Bistro, un restaurante que lamentablemente ha estado de boca en boca no por las razones correctas. Está rankeado en la guía Zagat como el restaurante con la mejor comida de México. Famosos, parroquianos, señores y niños adoran ir a comer ahi, sin embargo el escándalo que lo ha llevado a tener fama internacional es el de la hija del titular de la PROFECO, mejor dicho, el de la hija del EX-titular de la Procuraduria Federal del Consumidor. Andrea Benítez, conocida como #LadyProfeco armó tremendo berrinche que le costó el trabajo a su papá.

Sorpresón el que se llevó Raúl de Molina al enterarse que uno de sus restaurantes favoritos de la Ciudad de México podría clausurarse por el berrinche de la hija de un político.

El viernes pasado, Andrea Benítez visitó Máximo Bistró Local, un restaurante rico y concurrido (muy) en la Ciudad de México. Pero ni Máximo es un local normal ni @AndyNBenitezz es un comensal regular. Resultó que ella es hija del Titular de Procuraduría Federal del Consumidor, y esto lo sabemos, porque la noticia del abuso de poder y la prepotencia de una niña en pleno berrinche, se convirtió en noticia internacional. Al no recibir mesa (cuando y como ella quería) decidió amenazar a Gabriela López, la dueña del lugar, con cerrarles el restaurante.

A sólo dos horas de la amenaza llegaron elementos de la PROFECO listos para la “inspección”. Por su parte, Benítez compartió en su timeline el momento en que llegó  al restaurante, cuando llegó a la PROFECO y su amarga queja por el servicio del restaurante. “Pésimo servicio, no tienen educación, no volvería nunca”, reza uno de los últimos twitts de la protagonista.

Gabriela explicó a los medios que todo el escándalo fue porque la señorita Benítez llegó en plena hora de la comida y sin reservación, a pedir mesa. La invitaron a esperar y cuando se desocupó una mesa, la propietaria hizo pasar a unos comensales que habían llegado con anterioridad. Esto bastó para que Benítez enfureciera e hiciera la amenaza que -contraproducentemente-  la hizo cerrar su cuenta de Twitter, amenazar el trabajo de su padre Humberto Benítez Treviño y obligarlo a disculparse públicamente y hasta generar declaraciones por parte del Presidente de la República respecto a esta situación.

Cuando los elementos de la PROFECO iniciaron su inspección, alguno tuvo contacto físico con uno de los comensales, quienes inmediatamente comenzaron a grabar y fotografiar con sus celulares toda la escena y rápidamente empezaron a hacer burla, quejas y chistes sobre la ahora famosa #LadyProfeco, el abuso de la autoridad y la injusticia que se cometía.

¿Cuál es tu opinión?

 

 

Publicidad

Publicidad