Publicidad | Vea su anuncio aquí

Enlaces Relacionados

  • El Gordo en Dulce Patria
  • El Gordo en Dulce Patria
  • El Gordo en Dulce Patria
  • El Gordo en Dulce Patria
  • El Gordo en Dulce Patria
  • El Gordo en Dulce Patria
  • El Gordo en Dulce Patria
  • El Gordo en Dulce Patria
  • El Gordo en Dulce Patria
  • El Gordo en Dulce Patria
  • El Gordo en Dulce Patria
  • El Gordo en Dulce Patria
  • El Gordo en Dulce Patria
  • El Gordo en Dulce Patria
  • El Gordo en Dulce Patria
  • El Gordo en Dulce Patria
  • El Gordo en Dulce Patria
  • El Gordo en Dulce Patria
  • El Gordo en Dulce Patria
  • El Gordo en Dulce Patria
  • El Gordo en Dulce Patria
  • El Gordo en Dulce Patria
  • El Gordo en Dulce Patria
  • El Gordo en Dulce Patria
  • El Gordo en Dulce Patria
  • El Gordo en Dulce Patria
  • El Gordo en Dulce Patria
  • El Gordo en Dulce Patria
  • El Gordo en Dulce Patria
  • Próximo álbum

El Gordo en Dulce Patria

Raúl de Molina pasó por México y no se resistió a visitar Dulce Patria, el restaurante 'mexican chic' de la chef Martha Ortíz.
El Gordo estaba sorprendido con todos los detalles que cuida la chef.
Para empezar, se ofrecen aguas frescas, de jamaica o de vainilla, pero no son las típicas aguas frescas...
...estas aguas tienen flores de decoración y aromas profundos.
Además de refrescantes, tienen una presentación inolvidable.
El Gordito se volvió fan de estas aguas.
En la obra de Martha Ortiz Chapa confluyen la sensibilidad y el talento. Martha posee una visión sensible de la vida, a partir de la cual inventa nuevos universos.
Martha Ortiz ha dedicado su vida profesional a promover la cultura gastronómica mexicana a través de trabajos editoriales, asesoría y conceptos de restaurantes, así como a la valorización de sus propias marcas, creando una sinergía de referencias mutuas. Todo ello con el máximo respeto a la tradición histórica y con la indispensable pasión, que resume con la frase “amor a lo propio”.
Su gusto por las pasarelas de alta costura, su sensibilidad y buen gusto, hacen de su restaurante una experiencia única.
Dulce Patria es un lugar en el que se mezclan la fantasía, las leyendas mexicanas y una presentación dramática y sensible de los platillos.
Cada detalle del restaurante habla del profundo amor de la cocinera por su país, su Dulce Patria.
Un detalle encantador del restaurante es que el agua para los hombres tiene limón, mientras que los vasos para mujeres tiene jamaica.
Martha recrea la fantasía culinaria, la cocina popular y el encanto de las tradiciones urbanas de la gran metrópoli.
También hablaron de otros secretos. Descúbrelos en el video.
A veces son los nombres de los platos los que cuentan una historia...
...otras veces, la presentación -que incluye artesanías- es una historia en si misma.
Para empezar, el Gordo probó un platillo muy tradicional mexicano, que aquí llaman "guacamole tricolor". El verde del aguacate, lo rojo de la granada y blanco queso.
Plática y plática, Raúl no perdió oportunidad para disfrutar del agua fresca.
Para seguir disfrutando, llegaron unas ricas quesadillas a la mesa.
Todas estas botanitas llegaron en esta presentación. Un poco juguetona, sofisticada, interesante.
Ya en plena comida platicaron del papel de la mujer en la cocina. Martha no cocina en su casa, el que cocina es su esposo. ¿Son mejores cocineros los hombres o las mujeres? Participa en nuestros foros.
Está la "Sultana", en honor a Monterrey, la clásica molcajeteada, la de chile de árbol...
Martha Ortiz, le contó al Gordo por qué las salsas son tan especiales. No sólo se ven lindas en la mesa, sino que cada una tiene un chile especial y hace honor a algún estado de la República Mexicana.
Raúl "el valiente" le vamos a decir ahora. Se tomó un totopo con la salsa más picante de todas. La de chile habanero tatemado (quemado).
Los totopos son triángulos de tortilla de maíz o de maíz azul tostado. Las tortillas azules son las que se preparan con huitlacoche.
En el mismo plato botanero, aparecieron unos tacos de chilorio. Una carne de cerdo, muy común en el norte de México. Se preparan con tortilla de harina y la carne adobada. Una delicia -nada 'light'- pero lo vale.
Después de probar salsas y botanas, llegaron los postres. Este es uno de los favoritos de la chef Martha Ortiz Chapa. Le nombró "Los vicios de Frida", en honor al icónico personaje mexicano. Se prepara con "mucho tequila y poquito rompope", dice entre risas la chef.
También apareció un helado con café y tabaco.
Como dice El Gordo, en los restaurantes buenos, después de los postres viene más postres. Estas son las alegrías que ofrece Martha a sus comensales para terminar la comida.

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Videos

Próximos álbumes

Los churros del Gordo

Ricas recetas hechas con pescados y mariscos

Maravillas de la cocina española

Glosario de los nombres de algunos alimentos en América Latina

Disfruta más imágenes
a tu izquierda