Delicias sin carne

cocina

Las enchiladas mexicanas se cocinan con ingredientes aptos para veganos. - EFE

El vegetarianismo estricto, denominado veganismo, encuentra muchos seguidores en todo el mundo; al contrario de los vegetarianos ovo lactos, los veganos aducen una razón estrictamente moral por su opción, relacionada con el sacrificio de vida animal para la supervivencia humana y cuidan su salud con aportes vitamínicos que suplen la carencia de vitamina B12, la principal laguna en su dieta.

La Unión Vegetariana Internacional presenta una variada oferta de recetas tradicionales de países como México, Venezuela, Colombia, Argentina y Chile cocinadas con ingredientes estrictamente vegetarianos. Una adaptación que hace de la dieta vegana todo un deleite para sus comensales.

Enchiladas mexicanas

Un cuarto de chile guajillo, un diente de ajo, queso de soja, una cebolla picada, medio kilo de tortillas de maíz, una lechuga picada, crema y sal. Con éstos accesibles ingredientes se elaboran las típicas enchiladas mexicanas para veganos; un delicioso plato que sigue la receta tradicional, pero completamente libre de origen animal.

Otro clásico de la cocina mexicana son las exquisitas calabacitas. La receta es tan sencilla como poner un ajo en una sartén con aceite caliente y; después agregarle jitomate, cebolla y un chile jalapeño.

Una vez sofrito, se agrega sal al gusto, tres rajas de chile poblano y unos granos de elote cocidos previamente. Ya sazonado, se añade un poco de agua y las calabacitas; se deja hervir hasta que las calabacitas estén suaves. Finalmente, se espolvorea todo con orégano.

La salsa de ajo y frijol negro es un plato delicioso de la gastronomía mexicana. Se hace la sopa de frijol negro de forma convencional hasta que se evapore el líquido y queden sólo los frijoles, después se muelen seis dientes de ajo en escabeche picante, tres tomates medianos, un manojo de cilantro fresco y dos chiles jalapeños.

Finalmente, se exprime un zumo de limón sobre la mezcla y se sirve a temperatura ambiente con tortillas tostadas.

La arepa venezolana es una deliciosa receta criolla y de sencilla elaboración. En una taza grande se mezclan medio kilo de harina de trigo, tres cucharadas de margarina, una salvado de trigo, una cucharada de levadura, tres cucharadas de azúcar morena, tres cucharadas de leche de soja y media de sal.

Se va agregando agua, poco a poco, hasta formar una masa consistente y suave, se amasa unos minutos hasta que estén bien mezclados todos los ingredientes.

Se coloca la masa en una parte seca y bien cubierta para que crezca, luego se divide esta masa en dos partes iguales con el rodillo; se extiende la masa, se coloca en el molde, se rellena con queso de soja y se cubre con la otra capa de masa, se hornea de 15 o 20 minutos y queda lista para servir.

Natilla colombiana

Colombia tiene en la natilla criolla cucuteña una representación de su mejor gastronomía. Este postre se elabora hirviendo un litro de agua con especias, 250 gramos de panela o azúcar morena y una cucharada de aceite.

Se diluyen en agua 60 gramos de fécula de maíz o maicena y se va añadiendo al hervido a fuego medio y sin dejar de remover durante unos diez minutos. Se puede espolvorear con especias molidas. Dejar enfriar a temperatura ambiente y luego refrigerar para servir.

Asado vegetariano argentino

Es tan sano y sencillo como asar a la brasa un surtido de vegetales compuesto por ocho patatas medianas, cuatro zanahorias, cuatro calabazas pequeñas, cuatro batatas, cuatro cebollas y dos morrones.

Otro plato característico del país es el budín de arroz y okara. Se mezcla arroz hervido con 150 gramos de okara (residuo de soja que queda al preparar la leche); y se le agregan un poco de cebolla y ají morrón salteados en aceite, se salpimenta y se le incorporan las arvejas. Posteriormente, se vierte la preparación en un molde tipo budin inglés aceitado y se hornea durante 30 minutos.

Cuando está listo, se le coloca por encima rodajas de tomate y tofu del tipo ‘firme’ rallado y una cucharada de aceite de oliva; se puede acompañar con ensalada de lechuga, zanahoria y palta.

De Chile proviene la receta sabrosa de timbal de quínoa con champiñón y choclo calameño. Se debe lavar la quínoa hasta que el agua no resulte espumosa y transparente, colar y reservar; después se ponen en una olla la mantequilla y el aceite de oliva y se sofríen las chalotas y los ajos brunoise (a cuadritos).

Se agrega la quínoa para, acto seguido, revolver y adicionar el caldo de verduras. Cocinar por unos 14 minutos sobre tostador a fuego lento.

Mientras tanto, se cortan los cebollines en media luna, los champiñones en lámina y el pimiento en corte diamante (previamente asado); los choclos cocidos y desgranados y los espárragos cortados en círculos de un centímetro de espesor se saltean en la mantequilla clarificada, se condimentan con sal, pimienta, vinagre balsámico y orégano al gusto.

Después se colocan la quínoa y las verduras salteadas en un cuenco, se revuelven y se sazona. Finalmente, se coloca la quínoa preparada en unos moldes o timbales y se dispone sobre las hojas de lechuga. Se adorna con cascos o gajos de tomate sin piel y aceitunas marinadas en limón.