Desayunos saludables

cocina

Recuerda que la principal fuente de energía se encuentra en el desayuno. - EFE

Informes médicos avalan que un buen desayuno permite emprender el día con mayor energía y sin desfallecer. Para los niños un vaso de leche no es suficiente antes de ir al colegio ni para los adultos un café.

Según los expertos en nutrición, hay que poner gran énfasis en el desayuno, para lo que es recomendable tomar lácteos, cereales y frutas o zumos naturales, ya que actualmente es una comida que se omite por parte de muchas personas, pero cuya importancia es vital para el rendimiento físico e intelectual en el trabajo o en los estudios.

Lamentablemente, las dietas que reducen el consumo de carbohidratos, que tan populares se han hecho en Estados Unidos, han limitado el consumo de algunos componentes tradicionales y básicos en la alimentación, como era el caso del zumo de naranja, cuyo consumo en los hogares estadounidenses ha sufrido un descenso en las ventas de cerca de un 11 por ciento desde 1999, una costumbre a la que tampoco escapan los hispanos residentes en este país.

"Una tercera parte de los desayunos de mujeres adultas de entre 18 y 44 años de edad o definitivamente se los saltan, o consisten únicamente en una bebida", asegura Anne Mixen, gerente de cuentas de la compañía de mercadotecnia Grupo NPD.

Cuando no desayunan en casa y en lugar de ello optan por comer camino al trabajo, las mujeres suelen elegir un sandwich o un bollo. De cualquier forma, estos desayunos fuera de casa rara vez incluyen cereal y la leche es sustituida por café, jugo o refrescos carbonatados.

Errores de la dieta

La consultora en nutrición Elizabeth Somer dice que "dos de los errores más comunes, en cuanto a la dieta, que cometen las mujeres que están intentando perder peso consisten en saltarse el desayuno y evitar los productos lácteos".

Añade que algunas mujeres no desayunan con el objeto de reducir calorías, pero lo cierto es que "algunos estudios muestran que la gente que no desayuna consume más calorías durante el día".

Las costumbres cambian según los países, pero según el gastrónomo Caius Apicius: "Un viejo dicho francés establecía que levantarse a las seis, almorzar a las diez, cenar a las seis y acostarse a las diez dan al hombre diez veces diez (años)".

Pero ese 'déjeuner' de cuatro horas después de levantarse ha pasado a ser el 'petit déjeuner' de hoy, antes de salir de casa. Los italianos también llaman al desayuno 'piccola colazione'. Y en español solemos decir desayuno, que no almuerzo.

En Perú los desayunos están vinculados a la zona. No se toma lo mismo en la costa que en la sierra o la selva peruana. Un desayuno en Lima está hecho a base de comer chicharrones de cerdo con cebolla, camote frito (una especie de patata dulce), morcilla, aceitunas aderezadas con limón y cebolla, café solo humeante o con leche y abundantes variedades de pan, lo más alejado a un desayuno ligero.

Si se amanece en Ucayali, en la selva de Perú, no queda más remedio que comerse un "juane", envuelto de hojas del árbol bijao, típico de la selva, que lleva dentro una masa de yuca que contiene carne de Paiche, un pescado de río; el "inchicucho", una salsa picante en harina de maíz, y el "cutacho", plátano frito machacado mezclado con maní (cacahuete) tostado.

En la ciudad serrana de Ayacucho se desayuna una sopa caliente de maíz acompañada de chaflas (pan en forma de manopla de béisbol), una mazamorra de "llipta" -maíz rojo- y un ponche elaborado con siete semillas.

El desayuno dominical en Arequipa (a 1.100 kilómetros al sur de Lima), es "de polendas", consistente en el "Adobo", cerdo macerado en chicha de jora (bebida de maíz) durante un día y luego cocinado en aderezo de ají colorado y cebollas. El adobo se acompaña con pan y el té "piteado", mezclado con anís, y sirve a los jóvenes arequipeños como un plato reparador para las resacas del fin de semana.