Ingrid Hoffman y su cocina

Para la colombiana Ingrid Hoffman, la cocina es una afición con la que creció desde pequeña bajo la supervisión de su madre, que se graduó de chef en la mítica escuela de cocina francesa "Le Cordon Bleu"."Fue algo muy natural desde pequeña explorar y empezar a jugar con la comida, siempre fue instintivo el mezclar, nunca me gustó seguir una receta", aseguró Hoffmann, que desde 2006 presenta el programa de cocina "Delicioso" en la cadena Galavisión.Hoffmann se trasladó a Orlando con trece años y tras probar suerte como actriz en su país regresó a Estados Unidos en 1989, donde abrió una tienda y un restaurante en Miami, "Rocca", que se caracterizaba por cocinar sobre piedras de lava caliente y se convirtió en uno de los favoritos de los famosos."Nunca pensé que iba a hacer una carrera de la cocina, en la vida todo se aliñó para que sucediera de esta manera", comentó la colombiana, que por los horarios y la falta de creatividad de estos trabajos, que pronto quedaron reducidos a "negocios", decidió encaminar su afición a otro ámbito."La parte creativa siempre me hizo mucha falta y decidí tomar todas mis aficiones, la decoración, la comida, la moda, la música y crear un concepto que lo tuviera todo", relató Hoffmann, para la que la comida latina es una "forma de llevar nuestra cultura".Así surgió el programa "Delicioso", donde además de recetas Hoffmann ofrece consejos prácticos sobre decoración, la compra de los ingredientes y el arte de ser un buen anfitrión."Son ideas divertidas y diferentes que no cuestan plata ni tiempo, no se trata de que las cosas sean lujosas sino simpáticas para que los invitados se sientan cómodos", aseguró.La presentadora considera que la cocina tiene que ser algo "fácil", especialmente en un país donde se trabaja "muchas horas", por lo que su intención es compartir trucos con los espectadores y acortar los pasos de las recetas.

"No me sirven recetas que te demoran tres horas porque no es práctico para mi estilo de vida", aseguró la colombiana, que se inspira en platos típicos de la gastronomía latina para modernizarlos.Entre sus recetas estrellas destacó un salmón en una salsa de barbacoa de guayaba sobre una cama de mango con frijoles negros y pimentones, con cilantro, aceite, vinagre, limón y un poquito de ajo, una combinación de sabores que calificó de "increíble".Los ceviches, como el de coco, y las costillas con salsa de tamarindo son otras de sus especialidades que comparte con el público de una manera "divertida y con sentido del humor", una fórmula con la que, asegura, ha logrado que los hombres también se interesen por la cocina."La comida y la cocina es parte de una experiencia que la vives a medida que creas un entorno de un estilo de vida, de la pasión por la familia, por los amigos, por reunirte en la mesa, por el buen comer", añadió la presentadora, que el próximo 14 de julio estrenará el programa de cocina "Simply delicioso" en el canal Foodnetwork.Hoffmann también tiene previsto sacar al mercado en febrero el libro "Simplemente delicioso, una colección de recetas diarias con un giro latino", además de un adobo "cien por cien orgánico" que se comercializará a finales de año como primer producto de una línea de especias.Compatibilizará estos nuevos proyectos con su aparición en el programa de Univisión "Despierta América" y sus colaboraciones en las páginas de cocina y decoración de la revista "Buenhogar" y su columna bisemanal en el diario "Rumbo".La colombiana, que acaba de grabar una nueva temporada del programa "Delicioso", se alegró de ser "la primera persona en este país" en tener un programa en dos idiomas en dos canales distintos, lo que considera síntoma de "una transición a la nueva cara de Estados Unidos."Vivimos un momento difícil por inmigración pero increíble por las oportunidades que podemos tener como hispanos", afirmó Hoffmann, convencida de que "si uno llega y trabaja tiene la posibilidad".