Publicidad | Vea su anuncio aquí

Enlaces Relacionados

  • A lavarse la boca
  • A lavarse la boca
  • A lavarse la boca
  • A lavarse la boca
  • A lavarse la boca
  • A lavarse la boca
  • A lavarse la boca
  • A lavarse la boca
  • A lavarse la boca
  • A lavarse la boca
  • Próximo álbum

Jabones para chuparse los dedos

¿Quién dijo que lavarse la boca puede ser algo poco placentero? Estas esculturas están muy lejos de parecer jabón, pero más allá de un delicioso sabor te dejarán la boca echando espuma.
Están hechos por una talentosa escultora de jabón, Aubrey Stephens, que ha trabajado en su arte los últimos cuatro años.
Aubrey pasa un aproximado de 50 horas a la semana en su estudio creando estos increíbles jabones; su casa y estudio están en Connecticut.
Su trabajo es admirado internacionalmente y gracias a esto Aubrey puede exportar su arte al rededor del mundo.
Esta estadounidense se declara una mujer que ama la comida y que para poder lograr los resultados finales tuvo que trabajar mucho.
Después de errores y aciertos, Aubrye comenzó su negocio y es la única dueña y trabajadora. Busca inspiración en la vida diaria y en la comida que se le antoja.
El proceso comienza con la mezcla líquida para el jabón, se colora y se le añada fragancia. La parte difícil es tener que ensamblar las partes.
Aubrey trata a cada jabón como si fuera el último que va a realizar, se enfoca en los detalles y en hacer un excelente trabajo.
Cada jabón puede costar entre 4 y 15 dólares. Aubrey se considera muy limpia, todo el día está trabajando con jabones.
Aubrey se sintió inspirada por la comida porque es lo que le encanta y es una persona artística desde que pudo sostener una crayola.

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Videos

Próximos álbumes

Wasabi europeo

Retrato gigante del Duque de Cambridge y su hijo hecho con chocolate

Hombre acumula más de 700 cajas de pizza por placer

Prueba la nueva hamburguesa 'gótica'

Disfruta más imágenes
a tu izquierda