Enlaces Relacionados

  • 10 razones para comer pescado en invierno
  • 10 razones para comer pescado en invierno
  • 10 razones para comer pescado en invierno
  • 10 razones para comer pescado en invierno
  • 10 razones para comer pescado en invierno
  • 10 razones para comer pescado en invierno
  • 10 razones para comer pescado en invierno
  • 10 razones para comer pescado en invierno
  • 10 razones para comer pescado en invierno
  • 10 razones para comer pescado en invierno
  • Próximo álbum

10 razones para comer pescado en invierno

Hay muchas razones por las cuales es importante que consumas más pescado en tu dieta semanal para mejorar algunas condiciones en tu estado de salud.

‘The Journal of Nutrition’ publicó en diciembre pasado que el consumir pescado aumenta las funciones cognitivas de las personas, principalmente a una edad avanzada. En su primera edición de 2014, el Diario de la Academia de Nutrición y Dietética (Journal of the Academy of Nutrition and Dietetics en inglés) lanzó una nueva posición en la ingesta de grasas, la promoción de los pescados grasos gracias a la fuente de los ácidos grasos poliinsaturados que contiene.
Este tipo de grasa en la dieta de la población adulta sana proporciona de 20 a 35 por ciento de la energía, con un aumento del consumo de n-3 ácidos grasos poliinsaturados y el consumo limitado de grasas saturadas.

Aquí te damos algunas razones importantes para que incluyas en tu dieta diaria pescado.
1. Ayuda a la visión

Estudios de investigadores franceses señalan que consumir omega-3 en nuestros alimentos está relacionado con una disminución en el riesgo de degeneración de la vista.
2. Disminuye el riesgo de un ataque al corazón

La muerte por ataques al corazón es una de las causas de mayor índice en adultos mayores, pero si cambias los hábitos alimenticios e incluyes en tu dieta semanal el pescado, ayudarás a disminuir el riesgo.

Un estudio publicado por The Huffington Post que a su vez retoma un estudio realizado por los profesores Dariush Mozaffarian y Eric Rimm, ambos de la escuela , Harvard School of Public Health señala que consumir los ácidos grasos que contiene el pescado por los menos una vez a la semana, ayuda a reducir el riesgo de infartos hasta en 36%.
3. Aumenta la capacidad cerebral

Investigadores señalan que el consumo de pescado ayuda a mejorar la memoria, esto como resultado de un grupo de estudio de hombres y mujeres entre los 18 y 25 años.
4. Reduce a la mitad el riesgo de artritis reumatoide

La artritis reumatoide es una de las formas más comunes de artritis, que se caracteriza por la experiencia crónica de las articulaciones hinchadas, inflamadas y doloridas. Pero para las mujeres, sólo una porción de pescado graso - o cuatro porciones de pescado magro - podría reducir el riesgo de desarrollar la enfermedad autoinmune crónica, según un estudio recogido del ‘Karolinska Institute's Swedish Mammography Cohort’, donde los investigadores encontraron que de las 32 mil mujeres estudiadas, quienes consumieron 210 miligramos de ácidos grasos omega-3 cada día - el equivalente de una porción semanal de pescado graso o cuatro porciones de pescado magras - eran 52 por ciento menos propensas a desarrollar artritis reumatoide, claro, sin dejar de lado el control de todos los demás factores.
5. Aumenta la capacidad cognitiva en los bebés

Una dieta saludable en ácidos grasos omega-3 también es importante durante el embarazo para el desarrollo del cerebro del feto y del sistema nervioso. Un estudio de 2007 publicado en la revista The Lancet encontró que las mujeres que consumían menos de tres a cuatro porciones de pescados a la semana (12 onzas) fueron significativamente más propensas a tener niños con bajos niveles de coeficiente intelectual verbal y problemas con las habilidades motoras finas.
6. Alarga el promedio de vida

Consumir pescado regularmente ayuda a tener una vida más larga, de acuerdo con varios estudios que a su vez reportó la revista TIME.
7. Permite respirar más fácil

Muchos padres, temerosos de una alergia por mariscos, se mantienen alejados de los peces durante la vida temprana de un niño. Y mientras que cualquier consideración dietética debe hacerse en conjunto con el pediatra, el pescado podría tener un beneficio con una ventana de tiempo limitado.

Comer pescado durante la primera infancia puede ser una buena forma de evitar el asma, según un estudio holandés que vigiló a 7,210 niños. Los investigadores encontraron que el consumo de pescado entre las edades de seis y doce meses tuvo 36 por ciento menos de riesgo de silbidos (al momento de respirar) que a los 4 años, en comparación con los niños que comieron pescado después de su primer año de vida, reportó Reuters.

Este grupo también tuvo una reducción del riesgo de falta de aire por 4 años, que es a menudo un síntoma de asma en los niños pequeños.
8. Protege tu piel

Un componente del aceite de pescado, EPA, tiene muchos beneficios para la piel incluyendo la capacidad para regular la producción de aceite que la hidrata, según un artículo publicado en la Salud.

Lo que es más, hay algunas pruebas que señalan que el consumo de pescado graso ayuda a proteger las células del daño de los radicales libres causados por los rayos UV del sol. Esta protección ayuda a preservar el colágeno de la piel, que a su vez previene las arrugas y la flacidez.
Próximos álbumes

Alimentos peligrosos durante el embarazo

14 Lugares para invertir y ganar dinero

10 datos que te sorprenderán de los inodoros

Reparaciones que no debes hacer tú mismo en casa

Disfruta más imágenes
a tu izquierda