Publicidad | Vea su anuncio aquí

Carne, pero de origen vegetal

cocina

cocina - Getty Images

Su poder nutritivo

No es gratuito que los chinos llamen a la soja "carne sin huesos" y que en todo Oriente se la conozca también como la "carne del campo". En Asia, desde hace miles de años, la soja es la base de la nutrición.

Cuando se quiere garantizar una vida sana es importante suministrar al cuerpo proteínas, que son compuestos químicos con alto contenido de carbono, hidrógeno, oxígeno, azufre, fósforo y nitrógeno.

"La soja es una excelente fuente de proteínas: nada menos que tres veces más que el huevo y mucho más que la carne o el pescado", explica Diana Contreras, dietista de Florida International University.

Según Contreras, en cada libra de soja hay proteína digerible como en: 2.7 libras de carne de res o jamón; 3.3 libras de carne de cerdo; 4.4 libras de tocino; 4.4 libras de huevos y 2.2 libras de queso.

Los platos preparados con soja en grano y con sus derivados son más nutritivos que los alimentos de origen animal, pues tienen mayor cantidad de proteínas completas con todos los aminoácidos esenciales (los que tenemos que recibir en la comida).

"Estas alternativas no sólo contienen fibras que la carne no tiene. Generalmente son de más bajas calorías que la carne", dice Arturo Guzmán, de General Nutrition Center, en New Jersey.

Otros valores de la soja

Por otro lado, las semillas de soja tienen un alto contenido en fibra (4.5 por ciento), un bajo índice energético (130 kcal/100 g.), no contienen colesterol y prácticamente tampoco grasas saturadas.

La grasa presente (unos 5 gramos) contiene gran cantidad de lecitina, un fosfolípido vital para las membranas celulares, el cerebro y el sistema nervioso.

Posee también una gran cantidad de vitaminas del grupo B, sobre todo riboflavina, y las vitaminas E y K.

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí