Publicidad | Vea su anuncio aquí

Platos para esquivar en la primera cita

Cenas de ensueño

Haz de tus cenas un verdadero placer.

- Thinkstock LLC/Picture Quest

Para comer o para correr

FOTOS:  Évitalos a toda costa

Ver fotos

Para comer o para correr

La comida puede ser seductora y sofisticada. Es más, puedes conquistar a alguien con deliciosos platillos, o puedes hacer que hasta el más lento corra a toda velocidad después de una mala cena. No importa si van a un restaurante o vas a cocinar, lo bueno es que ya aceptó la invitación. Ahora, hagas lo que hagas evita estos ‘mata pasiones’.

1.    Gusto escurridizo
El espagueti es delicioso y resbaloso y entre el plato y la boca salpica y escurre. Además, es casi seguro que acabes absorbiendo entre los dientes alguna tirita rebelde, que por si te quedaba alguna duda, provocará ruidos que ni tú olvidarás. Si lo tuyo es la pasta tu opción más segura es la lasaña. Si buscas pastas más exóticas haz click aquí.

2.    Tortas, tacos y fritangas
Cuando estás entre cuates, con prisa o con antojo son riquísimas, pero tu talento como don Juan no saldrá a flote si toda tu concentración está lidiando con el pedazo de lomo, jamón o barbacoa que escurre alegremente por tu mano. Hazte un favor -y a tu acompañante- y busca una opción más cómoda. Unas ricas empanadas cumplen tu antojo y te mantienen a salvo.

3.    Casi invisible
No te engañes con que la opción segura es dejar de comer, ¿Crees que por comer como pajarito o no pedir nada ya puedes cantar victoria? No, nada más aburrido y preocupante que salir a cenar y no hacerlo. Si te estás cuidando pide una de las opciones saludables del lugar, hoy en día los restaurantes ofrecen ensaladas sofisticadas con flores. Si no las hay, no te preocupes, disfruta hoy, ya te cuidarás en la semana.

4. Leguminosas peligrosas 
Claro, así puesto uno piensa que jamás pediría leguminosas durante su date, pero sorpréndete. Están más cerca de lo que te imaginas. Frijoles, habas, garbanzos, chícharos (guisantes), soya, son sólo algunos integrantes de este saludable grupo…Entonces ¿cuál es el problema? Producen gases. Ni juegues al valiente durante una cita. Mejor pide algo conocido con un toque novedoso. Qué tal un salmón con mostaza y ají amarillo.

5.    Trambpn-tjhein maj
O como sea que se llama ese plato que te guiña el ojo desde la otra mesa. Si no lo puedes pronunciar mejor no comerlo. Sí, experimenta, sólo que no esta noche. Qué tal, vas a un oriental, te pones intrépido y de pronto la noche acaba en sonoro drama por alergia, enchilamiento o quien sabe qué. Unos camarones con salsa agridulce pueden ser una opción sabrosa y segura.

6.    Gigamburguesa
Sólo de imaginarla se nos hace agua la boca. Jugosa carne, crujiente tocino, fresco tomate. Cinco minutos más tarde el pan se rompió, la salsa de tomate se derramó y esa torre ahora es una provocación a tu paciencia, un reto amorfo esperando ser devorado. Si eres carnívoro prueba con un corte como el  bistec estilo Flank, si eres vegetariano prueba una pasta, algo estilo Ravioles Alfredo.

.

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí