El secreto de las papas fritas que no engordan

Papas fritas crujientes

Para que las papas fritas te queden bien crujientes puedes empezar a freirlas en aceite muy caliente y luego bajar la intensidad. Así te quedaran crujientes por fuera y tiernas por dentro.

- Shutterstock Images LLC

Lénate de gusto, o de emoción, o de felicidad, o de sabor, o de lo que quieras menos de grasa. Esta receta de papas fritas caseras tiene un truco para que lejos de freír tus papas en litros y litros de aceite, solo unas gotas de basten para conseguir lo mejor de las papas.

¿Cuál es el mejor secreto para cocinar?

Laura Feroni –bloggera y autora de libros de cocina publicó dos formas distintas de preparar papas caseras. Debemos advertirte que si las preparas es bajo tu propio riesgo pues tienen fama de ser adictivas.

Mientras trabajaba en un libro sobre comida chatarra casera, se le ocurrió que necesitaba una receta de papas, así que después de varios intentos descubrió que el instrumento básico para las papas caseras perfectas es la mandolina…ese apartato con varias navajas que ayuda a cortar los vegetales de forma pareja. La variedad de papas que te conviene para esta receta son las “Russet”, pero si no las encuentras, también puedes usar boinato o camote.
Para hacer estas papas necesitas:

Papas
Aceite (pero poquísimo)
sal

Corta tus papas muy, muy, muy, finamente y después pon a remojar. Deja remojar en agua salada unos 7 minutos y luego pon a secar sobre un trapo. Coloca una pequeña cantidad en una bandeja para horno de microondas y sólo barniza las papas con el aceite o aceite en spray. Solo necesitas unas gotitas para conseguir el dorado que buscas. Rocía con sal y prende el horno a potencia alta unos dos minutos.

Recuerda que todo el truco está en que las cortes muy delgaditas para que con poco tiempo queden doradas y no absorban demasiado aceite.

Si esta versión te parece demasiado light puedes freírlas en aceite. El truco para que no se llenen de grasa es que las pongas a freír una vez que el aceite está hirviendo.

Cuidado con el plato...y con tu nueva adicción a las papas.