Publicidad | Vea su anuncio aquí

Enlaces Relacionados

  • Hábitos culinarios que enferman
  • Hábitos culinarios que enferman
  • Hábitos culinarios que enferman
  • Hábitos culinarios que enferman
  • Hábitos culinarios que enferman
  • Hábitos culinarios que enferman
  • Hábitos culinarios que enferman
  • Hábitos culinarios que enferman
  • Hábitos culinarios que enferman
  • Hábitos culinarios que enferman
  • Hábitos culinarios que enferman
  • Hábitos culinarios que enferman
  • Próximo álbum

Hábitos culinarios que te llevarían al hospital

Cuando se está metido en la cocina preparando los alimentos se corre el riesgo de contaminar la comida de manera involuntaria, pero ésto te puede llevar directamente al hospital. Lo mejor es que pongas atención a estos hábitos culinarios que muchas veces hacemos sin medir el riesgo a la salud de nuestra familia.
¿Sabes de más acciones como éstas que pueden arriesgar tu bienestar? Entonces te esperamos en nuestros Foros para que los compartas con nuestro público.

NO LAVARSE LAS MANOS
Uno de los principios básicos de la higiene durante años ha sido el lavarse las manos, la cuestión es que sólo lo hacemos cuando utilizamos el baño. Las bacterias obtenidas durante el día por medio del contacto de nuestras manos con otros objetos se pueden transmitir a la comida si no tienes la costumbre de lavarlas antes, durante y después de cocinar. Sólo te tomará menos de 5 minutos hacerlo y los resultados serán positivos.

LAVAR LA CARNE EN EL FREGADERO DE LA COCINA
Cuando se tiene pensado preparar estofados o sopas que llevan carne es normal lavar ésta antes de combinarla con los demás ingredientes. Lo que lo hace malo es que lo hagas en el fregadero donde se colocan los demás ingredientes o trastes. Las bacterias que tiene la carne se esparcirán por estos utensilios o alimentos provocando enfermedades gastrointestinales. Mejor hazlo en un recipiente aparte y asegúrate de lavar perfectamente éste después de usarlo.

PROBAR LA COMIDA POSIBLEMENTE CADUCADA
La comida congelada (de supermercado o casera) tiene un tiempo de vida para que los ingredientes se mantengan frescos. Cuando este límite de tiempo llega a su fin muchas veces se comete el error de probarlos para verificar que sí estén caducados o ya no sirvan. Con esto puedes contraer enfermedades estomacales que te harán arrepentirte de hacerlo. Si tienes dudas sobre la frescura de tu comida, con sólo olerla puedes verificarlo. No te arriesgues.

COLOCAR CARNE CRUDA Y COCIDA EN LA MISMA SUPERFICIE
La carne cruda por naturaleza está llena de bacterias, es por esto que la cocinas para que el calor las elimine, pero si colocas un trozo de carne que ha pasado por una cocción y matado a estas microscópicas amenazas al lado o cerca de una que aún esta cruda, las bacterias se pueden transportar a la primera y entonces ingerirás carne contaminada. Sepáralas y así estarás a salvo.

CORTAR FRUTA SIN LAVAR EN SUPERFICIES LIMPIAS
Este alimento tan nutritivo es también muy propenso a llegar con tierra y suciedad a tu hogar, así que deberás lavarla antes de comerla. Si no lo haces, y decides cortar ésta en una superficie limpia, la suciedad se puede quedar ahí y, al momento de colocar otros alimentos, inevitablemente se contaminarán.

COMER PLATILLOS CON HUEVO CRUDO
El huevo es riquísimo y muy saludable cuando se come con moderación, pero ¿sabías que te puede provocar salmonela? Esta enfermedad puede ser mortal si no se trata a tiempo y lo que la provoca es precisamente comer huevo crudo. Aunque sea una tradición comer platillos o beber licuados con este alimento al natural, lo mejor es evitar hacerlo para no poner en riesgo nuestra vida. Podría ser tu ultimo bocado.

MARINAR LA CARNE AL AIRE LIBRE
Si se deja la carne marinar al aire libre provocarás que los gérmenes se multipliquen rápidamente en la carne y que no se puedan eliminar por completo aún estando en el fuego. Lo correcto es hacerlo dentro del refrigerador y así detendrás el proceso de cultivo de bacterias de manera significativa.

LLEVAR LA COMIDA AL REFRIGERADOR AÚN CALIENTE
La comida que sobra en un día es normal que la guardes y la conserves en el refrigerador para comerla en otra ocasión. Pero debes esperar a que ésta baje su temperatura para que no la lleves caliente dentro de tu nevera. Lo que pasa es que si está caliente, tu refrigerador puede subir su temperatura y otros alimentos pueden echarse a perder.

NO COCER LA CARNE PERFECTAMENTE
El término medio de la carne puede ser delicioso así como peligroso. Aunque por fuera parezca perfectamente dorado y sellado, por dentro se mantiene rojo o rosado, es aquí donde aún pueden vivir bacterias y llegar hasta tu sistema digestivo. Más vale pedirla bien cocida para que no termines tu plato en la sala de un hospital.

DESCONGELAR LA CARNE AL AIRE LIBRE
Pasa lo mismo que con la carne marinada. La temperatura ambiente es perfecta para que las bacterias comiencen a reproducirse, aparte ten en cuenta que en el aire viajan miles de otras bacterias que llegarán a tus cortes. Para descongelar la carne sin peligro deberás sacarla del congelador un día antes de usarla y meterla al refrigerador. O si tienes prisa métela al horno de microondas el tiempo que éste indique para que se descongele y de inmediato cocínala.

USAR LA MARINADA COMO SALSA
Algunos marinajes llevan ingredientes fuertes y crudos que, de usarlos como salsa para acompañar tus platos, te pueden provocar infecciones terribles en el estómago. Una vez que la carne esté marinada y cocida, este líquido debes tirarlo y no rehusarlo con otra carne ya que las bacterias de la carne anterior se encuentran aquí.

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Próximos álbumes

Ensalada italiana de alcachofa del restaurante Quattro

Paso a paso para hacer riquísimos tamales

¡Villa navideña hecha de galletas de jengibre!

¿Cómo la pasan los famosos en Thanksgiving?

Disfruta más imágenes
a tu izquierda