Publicidad | Vea su anuncio aquí

Cómo cocinar el pollo

cocina

cocina - Getty Images

El placer de tomar café

FOTOS:  El placer de tomar café

Ver fotos
Los beneficiosn de comer frutas

FOTOS:  Los beneficios de comer frutas

Ver fotos
Gastronomía italiana, un mundo de sabor

FOTOS:  Gastronomía italiana, un mundo de sabor

Ver fotos
Alejandra Guzmán se metió a la cocina

FOTOS:  Alejandra Guzmán se metió a la cocina

Ver fotos
c

FOTOS:  Aprende a preparar ricos sándwiches

Ver fotos

Al horno

El pollo, una carne blanca, suave, deliciosa, que se presta a multitud de preparaciones: simples o complejas, suaves o picantes, que encuentra siempre un lugar entre los favoritos. Además de su consumo directo, el pollo se emplea en la industria alimentaria para la elaboración de algunos derivados como paté, fiambres, salchichas y platos precocidos.

La preparación más sencilla –y tal vez la que más resalta su sabor– es el asado, pero hay tantas formas de cocinar el pollo como gustos regionales existen: entero o en piezas, frito, guisado, a la plancha, estofado, hervido, al grill, con espetón, a la parrilla, al microondas, salteado y asado al horno, por supuesto.

El pollo admite también todo tipo de acompañamientos y guarniciones, incluyendo verduras, hierbas aromáticas, crema, escabeche, arroz y adobo, sólo algunas de las variantes que debes tener en cuenta a la hora de elegir sabores para tu plato.

Algunos tips a la hora de conservar y cocinar el pollo:
  • No debes guardar en la nevera el pollo crudo por más de dos días. Si lo has cocinado, puedes guardarlo hasta cuatro días. Crudo o cocido, se conserva hasta seis meses en el freezer.
  • El pollo sin eviscerar se mantiene durante poco más de 24 horas, siempre refrigerado.
  • Para deshuesarlo necesitas un cuchillo pequeño y bien afilado.
  • Cuando el pollo está crudo, la piel se retira muy fácilmente con la mano, pero puede ayudarte con un repasador.
  • No debes desmembrar, desollar o deshuesar mucho el pollo antes de servirlo; la carne del pollo es magra y seca por naturaleza y una vez que se han quitado los huesos, la piel se reseca muy pronto.
  • Si al asarlo buscas conservar bien la forma del pollo, debes cruzarle las patitas y atarlas con un hilo. También puedes poner un palito de brochette para sostener las patas y que el pollo adquiera una mejor presentación.
  • Para cocinar el pollo al horno debes poner la temperatura un poco más fuerte que moderada, así se dora bien. Procura no cocinarlo a horno bajo y cuida que no quede crudo.
Brenda J. Ponichtera, autora de Quick & Healthy Recipes and Ideas nos sugirió su receta de pollo español para crear un plato sencillo y colorido:

500 gramos de pechugas sin piel ni huesos
3 cebollas de verdeo picadas
1 taza de tomate cortado
1/2 taza de chiles verdes cortados en cubitos
1/4 de cucharadita de sal (opcional)
1/8 de cucharadita de comino molido
1/8 de cucharadita de pimienta negra molida

Precalienta el horno a 180º C. Rocía una asadera de veinte centímetros de lado con aceite, manteca o spray de cocina. Acomoda el pollo en la bandeja y condimenta con el resto de los ingredientes. Cocínalo (sin cubrir) durante 25 a 35 minutos, o hasta que el pollo esté listo.

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí