Publicidad | Vea su anuncio aquí

Enlaces Relacionados

  • Consejos para cenar
  • Consejos para cenar
  • Consejos para cenar
  • Consejos para cenar
  • Consejos para cenar
  • Consejos para cenar
  • Consejos para cenar
  • Consejos para cenar
  • Consejos para cenar
  • Consejos para cenar
  • Consejos para la cena
  • Próximo álbum

La claves para la cena ideal

Cuando llega el momento de cenar muchas veces se comete el error de consumir la cantidad de alimentos como si fuera la hora de la comida, o sea mucha comida que no nos hará ningún beneficio, al contrario, afectará tu salud y tu figura puede peligrar. Revisa muy bien estos consejos para que tu cena sea la indicada y no te excedas.
¿Conoces más consejos como éstos? Bueno, nuestros Foros están esperando para conocerlos.

UN PEQUEÑO ENTREMÉS SALUDABLE NO HACE DAÑO
Una vez que has comido pero los antojos comienzan a atacarte a la pocas horas, no se trata de sufrir por no poder comer nada, al contrario, puedes llevar contigo a la oficina “snacks” saludables como fruta deshidratada, fruta fresca rebanada, granola, uvas pasas, almendras y otros granos. Lo mejor es que no contienen grandes cantidades de grasa y te ayudarán a sentirte satisfecho por más tiempo y no llegarás a a casa a cenar todo un festín.

Encontrarás exquisitas recetas debajo de la foto. Sólo da click en ella para ir a la receta.

RESPETA LA HORA DE LA CENA
Si te pusiste una hora específica para cenar, ¡respétala! No se vale que antes de llegar a la hora establecida comiences a comer algunos “antojitos” para aguantar hasta ésta. Si haces esto lo único que lograrás es llenarte de calorías, grasas y carbohidratos que no lograrás quemar por completo y se acumularán en zonas no muy queridas.

MEZCLA INGREDIENTES
Supongamos que un día tienes antojo de pasta pero también se te antojó una ensalada. No tienes porque limitarte a uno solo, puedes combinar perfectamente estos dos ingredientes y te aseguramos que tendrás un descanso placentero y sin remordimientos de haber comido dos platillos diferentes.

VARÍA TU MENÚ DE CENA
No es bueno cenar siempre lo mismo como el clásico cereal o el pan con un poco de café, lo mejor es que cambies regularmente tu menú para que no te aburras y busques comida que no te servirá en nada por otro lado. Puedes crear incluso una lista de ingredientes para cada día de la semana y así tu cerebro y estómago se sentirán conformes.

ENGAÑA A TU ESTÓMAGO
Dicen que “de la vista nace el amor” pero también la sensación de estar lleno y no comer de más. Cuando tu vista detecta un menú bastante prominente tu cerebro le dice al estómago que es mucha comida y de inmediato tu apetito se reducirá. Engañándolo evitarás comer todo lo que te pongan en la mesa y terminar con un cuerpo lleno, literalmente.

CENAS CLÁSICAS NO TAN BENÉFICAS
Tal vez tus padres o abuelos te enseñaron a cenar un vaso con leche, café o té con unas galletas o pan dulce; también el cereal con leche entraría en esta clasificación. Lo malo de estas cenas es que contienen grandes cantidades de azúcar y grasa que, con la primera, no podrás dormir, y con la segunda se acumulará en tu cuerpo sin ser quemada por completo. No es malo romper tradiciones y mucho menos por el beneficio de la salud.

LIGERO MEJOR QUE LLENADOR
No quieras compensar lo que no comiste en todo el día con una cena que parezca buffete. Lograrás llenarte con un exceso de comida y puedes tener problemas digestivos durante la noche o al otro día. Limita tus porciones y cantidades y así no tendrás que sufrir con dolores innecesarios mientras intentas dormir.

LAS MATEMÁTICAS NO FALLAN
Lo mejor es comer sólo 100 calorías durante la cena para tener una digestión rápida y un descanso idóneo. Pero cuando comienzas con tus cuentas personales y comienzas a repartir las calorías en varios platillos hasta juntar las 100, muchas veces te llagas a pasar hasta llegar a ¡más de 300 calorías! Así que revisa muy bien las cantidades nutrimentales de lo que vas a consumir y no quieras retar a Pitágoras con los números.

COMIDA CHATARRA FUERA DE LA ALACENA
Papas, palomitas, chicharrones, refrescos, donas, pastelillos, etc. Si los tienes cerca y el antojo después de cenar llega créenos que tu figura peligrará sin duda. Pide a alguien más que los esconda o los retire para que no caigas en la tentación de comerlos. No decimos que sean malos, pero para cenar son lo peor que puedes hacer por la grasa y azúcar que contienen.

RACIONES MODERADAS
Las porciones para cenar saludable deben ser moderadas y no sobrepasarse. Puedes tener una medida específica con la que puedas sentirte satisfecho pero sin caer en el abuso. Con toda la comida puedes ser racional y sabemos que no sufrirás de hambre mientras pasan las horas nocturnas.

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Videos

Próximos álbumes

Las mejores recetas con vinos

¡Disfruta de una manzana espumosa!

La cocina mexicana como un regalo para el mundo

Festejemos el día nacional de la comida grasosa

Disfruta más imágenes
a tu izquierda