Publicidad | Vea su anuncio aquí

Salsa caramelo perfecta

cocina

cocina - Getty Images

Así se consigue el Kopi Luwac

FOTOS:  Así se consigue el Kopi Luwak

Ver fotos
Cocina hidalguense

FOTOS:  Cocina hidalguense

Ver fotos
Hurley lanzó línea de comida orgánica

FOTOS:  Hurley lanzó línea de comida orgánica

Ver fotos
Menú de impacto en ¡Qué Sabor!

FOTOS:  Menú de impacto en ¡Qué Sabor!

Ver fotos

Dulce y jugosa

Se denomina caramelización al proceso de oxidación del azúcar, frecuentemente utilizado en la cocina debido al agradable sabor, color y brillo obtenidos. El caramelo solidificado se consume generalmente dejándolo deshacer en la boca, pero como la temperatura de solidificación del caramelo es bastante elevada, resulta imposible consumirlo líquido sin quemarse.

Por eso, para poder usarlo en estado líquido y sin producir quemaduras, debes optar por hacer una salsa caramelo, que es básicamente azúcar caramelizada con algunos agregados.

Para hacer la salsa necesitas: una taza de azúcar, seis cucharadas de manteca y media taza de nata. Asegúrate de tener todos los ingredientes a mano, ya que el proceso es rápido y podría quemarse ante cualquier demora.

Calienta el azúcar "siempre en una cacerola gruesa, sobre fuego moderado", recomendaron los especialistas de Wildflowers Inn Bed and Breakfast.

Cuando el azúcar comience a derretirse, revuelve vigorosamente con un batidor de alambre o una cuchara de madera. Una vez que rompa hervor, deja de batir. Puedes acompañar la cocción del azúcar con movimientos circulares de la cacerola hasta que toda el azúcar esté líquida. Es el momento de agregar la manteca y mezclar bien con el batidor hasta que se haya incorporado por completo.

Cuando la preparación sea nuevamente homogénea, retírala del fuego, aguarda unos segundos y agrega de a poco la nata, revolviendo con el batidor ininterrumpidamente. Debes continuar batiendo hasta que presente una textura suave y sin grumos a la vista.

Una vez que la salsa está lista, vuélcala sobre una asadera y déjala reposar hasta que se enfríe. Luego guárdala en una jarra; puedes conservarla hasta dos semanas en la heladera. Lo ideal es entibiarla un poco antes de servirla, para despertar nuevamente todos los sabores.

Hacer tu propia salsa caramelo es mucho más fácil de lo que pudiera parecer, y lleva muy poco tiempo. Sólo debes tener dos precauciones básicas:

  • Ser muy cuidadoso al cocinar azúcar, ya que levanta mucha temperatura y podría provocar severas quemaduras.
  • Al agregar la nata, la preparación subirá mucho en forma de burbujas, por lo cual es necesario utilizar una cacerola de paredes altas para evitar desastres.

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí