Publicidad | Vea su anuncio aquí

Cómo armar una batería de cocina

cocina

cocina - Getty Images

Así se consigue el Kopi Luwac

FOTOS:  Así se consigue el Kopi Luwak

Ver fotos
Cocina hidalguense

FOTOS:  Cocina hidalguense

Ver fotos
Hurley lanzó línea de comida orgánica

FOTOS:  Hurley lanzó línea de comida orgánica

Ver fotos
Menú de impacto en ¡Qué Sabor!

FOTOS:  Menú de impacto en ¡Qué Sabor!

Ver fotos

Los utensilios

Buscar el punto justo de un guiso cocinándolo en una cacerola de fondo y paredes muy delgadas es un despropósito. Querer sacar de la plancha un filete de pescado utilizando un tenedor o una espumadera no es lo más recomendable en cuanto a seguridad y practicidad, sin contar con el resultado estético: una espátula delgada y ancha de acero inoxidable haría el  trabajo mucho más fácil.

Claro que este tipo de situaciones no son simples de prever para quien no está acostumbrado a cocinar. Tampoco es cuestión de comprar miles de utensilios que no se utilizarán regularmente, o gastar muchísimo dinero en equipar una cocina. Al momento de armar una batería de cocina básica, debes tener en cuenta cuáles son las herramientas que te ayudarán a conseguir los mejores resultados:

  • Cuchillos: El kit básico debería incluir un cuchillo del chef, de tamaño mediano, uno de sierra para cortar pan y un cuchillo pequeño muy afilado y manejable. Se deben comprar los mejores que el presupuesto permita, ya que son una de las herramientas más importantes de la cocina: una baja calidad aumenta el riesgo de accidentes. Si cocinas regularmente, es bueno invertir en una chaira para mantener el filo de los cuchillos en perfecto estado.
  • Tablas para cortar: Lo ideal es comprar varias, para mayor comodidad al trabajar. Si el presupuesto no lo permite, al menos debe haber dos tablas: una para carnes crudas y otra para vegetales (que será la misma a utilizarse con ingredientes ya cocidos). Las tablas deben ser lisas, de un tamaño cómodo, fácilmente lavables y que no se dañen. Si se eligen modelos de madera deben guardarse en lugares secos y cambiarse cuando se curven.
  • Tijeras: Las tijeras de buena calidad duran mucho tiempo y son una herramienta muy útil en la cocina, ya que sirven tanto para cortar algunos ingredientes, como para abrir paquetes, cortar papeles de cocina, hilos y otros embalajes. Vale la pena invertir en las que son de acero inoxidable.
  • Espátulas: Lo más conveniente es tener un juego de varias espátulas. Entre las de acero inoxidable, optar por una espátula larga, delgada y flexible (muy útil para dar vuelta a panqueques o cubrir y rellenar tortas), y uno o dos modelos de espátulas largas y anchas (que serán de uso continuo al cocinar en sartén carnes, pescados y tortillas). Si las sartenes o cacerolas tienen capas antiadherentes, debe optarse por espátulas de plástico resistente al calor o de madera bien tratada. Una espátula de goma es indispensable para preparar postres.
  • Espumadera y cucharón: Para escurrir productos y para retirarlos con sus jugos, respectivamente. De cualquier tamaño o modelo, no pueden faltar en la cocina.
  • Cucharas de madera: Es recomendable comprar varias, porque se queman y se impregnan con los alimentos. Separar un par de cucharas para utilizarlas sólo con productos dulces. Para guardarlas, nada de meterlas en un cajón, ya que necesitan orearse bien luego de lavarlas.
  • Pinzas: Pinchar la carne con un tenedor provoca que pierda jugos y no resulte tan sabrosa. Para dar vuelta piezas de carne, o al grillar vegetales, o al girar brochettes, las pinzas son el utensilio más conveniente.
  • Pequeños artilugios: Imprescindible contar con varios peladores de vegetales, un abrelatas que funcione y un buen sacacorchos.
  • Batidor: Es una herramienta muy importante para montar salsas, cremas y huevos. Y no, no es lo mismo que utilizar un tenedor. Hay de diferentes tamaños, pero para empezar es suficiente contar con uno mediano, que resulte cómodo a la mano.
  • Rallador: Común, de acero inoxidable. Lo más práctico es comprar uno que tenga varios tamaños, para rallar desde vegetales hasta queso, y hasta se puede obtener ralladura de cítricos.
  • Medidores: Jarras, tazas y cucharas medidoras, para tener una buena guía de la cantidad de ingredientes que utilizas. No es tan sofisticado como una balanza, pero ayuda mucho en los primeros pasos y en la cocina diaria.
  • Coladores: Uno grande, con base de acero inoxidable y muchos agujeros, para colar fideos y verduras. El colador chino, de acero inoxidable y forma cónica, es muy útil para colar preparaciones en las cuales se quiere filtrar el líquido sin impurezas.
  • Bowls de trabajo: De varios tamaños, fácil lavado y resistentes a las caídas. Lo más recomendable es elegir un par de acero inoxidable.
  • Ollas: Una bien grande, de cualquier material, para cocinar pasta. Un par chicas y medianas, de hierro o acero inoxidable, cuidando que las manijas no sean plásticas. Cuanto más grueso sea el fondo, mejor.
  • Sartenes: Un par gruesas, con mango de hierro (ideales para terminar cocciones en el horno), de diferentes tamaños (una, preferentemente, muy grande). Una con paredes altas, servirá para freír. Al menos una antiadherente, para panqueques, pescados y huevos.
  • Placas para horno: Tener un par más chicas que la que viene con el horno, para cocinar platos más pequeños que un pollo entero o una pieza de carne grande. Además, es conveniente tener alguna con paredes altas, por ejemplo, para cocinar lasagna o preparaciones a 'baño maría'.

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí